Esa misma noche, tras comprobar los romanos su inferioridad en caballería y la imposibilidad de luchar con éxito en esas llanuras, comenzaron su retirada del área abandonando su campamento junto al Tesino (Livio, AUC, XXI, 47, 1-2). Hay evidencias arqueológicas en la actual localidad de San Secondo de que el lugar era Iuctimulae, lo que entra en contradicción con los movimientos narrados por Polibio después de cruzar este río. Punic Wars. Lo que supone que como tarda cinco días de viaje en llegar a la desembocadura del Ródano desde Pisa y desde allí a Roma unos tres días más de navegación, esa llegada se produce como muy tarde el 14 de septiembre, tres días después de que en Massilia se enteraran de la noticia del cruce de los Pirineos. Los cartagineses por su lado pusieron en el centro de su vanguardia a la caballería pesada y a la ligera integrada por los númidas en las alas (Polibio, Historias, III, 65, 6 y Livio, AUC, XXI, 46, 5-6). Otra cuestión a considerar sobre el ejército cartaginés es el número de fuerzas ligeras dentro del total de su infantería. Lo primero a considerar es que la batalla es conocida por el nombre del río Tesino, lo que es indicativo de que probablemente no había ningún otro cauce más cercano. Tanto la rapiña de los jinetes númidas como la construcción del puente y la fortificación debieron tener lugar durante el día 7 de noviembre. Para una pequeña fuerza como era la que acompañaba al cónsul, la velocidad media recorrida podía ser de 25 km/día, lo que para la primera hipótesis supondría un tiempo de viaje de unos siete días y para la segunda nueve. Los preparativos para la guerra se habían iniciado con la confirmación de la caída de Sagunto y el retorno de la primera embajada enviada a Hispania y Cartago (Livio, AUC, XXI, 16), hecho sucedido poco antes de la toma de posesión de los nuevos cónsules de 218 a.C., Escipión y Sempronio. Aquí es necesario tener en cuenta el caudal que el Tesino aporta al Po. El autor griego destaca las pérdidas en los Alpes de hombres, caballos y acémilas, no así de elefantes (Polibio, Historias, III, 56, 2). Roma se vio obligada hasta el último año de la guerra a mantener un ejército permanentemente en el área. De hecho algún autor afirma que el enfrentamiento no fue nada más verse sino que habría habido una espera (Zonaras, Epitome Historion, VIII, 23, 7). Después de que los vélites se retiraran entre los espacios de la línea romana, los hastati y los prínceps tomaron su lugar y se enfrascaron en el combate contra los cartagineses. En ese momento la cantidad de extraordinarii que había en este ejército consular era de 6.000 infantes y 1.000 jinetes, atendiendo a las cifras que Livio da como integrantes del ejército consular de Publio Escipión. También sabemos que el siguiente movimiento de Escipión fue dirigirse con su ejército hacia Placentia y que cuando se produjo su llegada allí, Aníbal ya había tomado la capital de los taurinos (Livio, AUC, XXI, 39, 4-5). De acuerdo a ella los ínsubres habrían estado asentados en las cercanías de localidades tan occidentales como Eporedia o Vercellae. bezeichnet: den Schweizer Kanton Tessin Ticino (Fluss), den Fluss Ticino Ticino (Region), eine Schweizer Großregion Ticino (Kreis), einen Kreis im Schweizer Kanton Tessin Ticino (Córdoba), einen Ort im argentinischen Departamento General San… Situación campamentos romano y cartaginés y lugar de la batalla. Si durante la mayor parte del día 9 no llegó a apercibirse de esta marcha de sus enemigos, el inicio de su persecución posiblemente ocurrió el día 10 de noviembre. Para los púnicos igualmente sirvió de fuente de reclutamiento. El cónsul Sempronio estaba con su flota realizando una misión en las islas Vulcano (al norte de la isla) cuando tras regresar a Sicilia le esperaba la noticia de que Aníbal estaba en Italia y que el Senado le ordenaba dirigirse a la Galia Cisalpina (Livio, AUC, XXI, 51, 6). Si se tratase del Tesino y el combate fue en la margen izquierda de este río, el ejército de Aníbal debería haberlo cruzado para que la afirmación del autor griego fuese cierta. Cientos de soldados romanos fueron abatidos sobre el terreno y pisoteados por los elefantes, otros tantos se ahogaron intentando cruzar el río para salvarse. Otro factor a considerar es la variación del cauce del Po entre Placentia y la desembocadura del Tesino. Gredos, Apiano, Guerra de Aníbal, 5 a 6. Después de que Aníbal saliera de Hispania, el ejército liderado por Escipión fue enviado a Massalia para detener el avance del ejército cartaginés. Tampoco es imposible que Escipión ya de camino hacia el Oeste se enterase de la ubicación de Aníbal sobre la marcha y tuviese que modificar sus planes iniciales haciendo algún desplazamiento imprevisto. La misma tuvo lugar después del amanecer (Polibio, Historias, III, 65, 3). Echar dicha arenga no encaja bien con seguir dos días más de marcha después de realizada la misma. La otra interpretación llevaría a pensar que al llegar el refuerzo de Atilio, dicho ejército llegó a estar compuesto por tres legiones y tres alaes, lo que lo haría mayor que cualquiera de los que tenían los cónsules, lo cual no resulta en absoluto coherente. Aníbal decidió entonces asegurar sus suministros tomando mediante traición Clastidium, uno de los depósitos logísticos que tenían los romanos en el área (Livio, AUC, XXI, 48, 8-10). En el mapa adjunto se aprecia el territorio ínsubre según la Tabula Peutingeriana. Ed. Estas fuerzas ligeras estaban integradas por honderos y jabalineros o lanceros. Un peligroso periplo que le ocasionó abundantes bajas en hombres, animales y suministros, tanto a manos de las tribus montañesas como por culpa de las deserciones, inclemencias meteorológicas y dificultades orográficas, que dejó a los supervivientes en un precario estado. Bordeando el Mediterráneo, el ejército avanzó por tierra atravesando la cordillera de los Alpes, un duro paso al que sobrevivió solamente la élite de sus tropas. Su posibilidad de huida con una abundante caballería ligera enemiga encima era sumamente compleja pese a estar muy próximos al campamento. Este detalle indica claramente que esta caballería estaba poco empeñada en la lucha y disponía de efectivos suficientes para realizar dicha maniobra. Ambos pueblos junto a boyos y galos trasalpinos ya habían participado apenas siete años antes (225 a.C.), en la gran alianza gala que trató de invadir Etruria y que acabó sucumbiendo ante los romanos en la batalla de Telamón (Polibio, Historias, II, 28, 4). Esto significa que la llegada del ejército consular a Massilia fue el 28 ó 29 de septiembre, aproximadamente quince días después de que lo hiciera el cónsul. El Hijo del Consul (Spanish Edition) by Santiago Posteguillo: Related events. El detalle de retirarse los velites entre la caballería de reserva permite terminar de dibujar la vanguardia romana. Polibio sin embargo sólo menciona en dicho ejército de la Galia a una sola legión, la cual además resultó seriamente diezmada en el enfrentamiento con los boyos (Historias, III, 40, 11-13) en Mutina y Tanetum. En cuanto a la infantería ligera romana, con la descripción conocida de los hechos, una estimación razonable podría elevar los velites muertos, heridos y prisioneros a unos 2.500 hombres, algo más del 50% de esta clase de soldados envueltos en el combate. Inmediatamente, el extenuado ejército plantó batalla, cerca del río Tesino, a las tropas romanas del general Publio Cornelio Escipión padre (no confundir con el que derrotó a Aníbal en Zama, su hijo), que esperaban al otro lado. Este hecho junto con el reparto de tierras asociado a su constitución, provocó la rebelión de los boyos con la complicidad de sus vecinos ínsubres. Publio Escipión tardó cinco días en llegar a la desembocadura del Ródano más próxima a Marsella desde Pisa navegando por la costa etrusca y ligur y allí se enteró que Aníbal había cruzado ya los Pirineos (Polibio, Historias, III, 41, 4). agón se adelantó entonces con la caballería y en un día llegó a las proximidades de Placentia (Livio, AUC, XXI, 47, 7), mientras el ahora victorioso Aníbal recibía junto al Po a enviados de diversos pueblos galos y hacía cruzar el río a su infantería. En resumen, el ejército de Aníbal antes de la batalla de Tesino estaba integrado por unos 14.500 infantes pesados africanos e hispanos y unos 5.500 hostigadores entre honderos baleares y lanceros, a los que hay que sumar 4.000 jinetes ligeros númidas y 2.000 pesados hispanos, además de un número de elefantes que podría llegar a los 37. No en vano los púnicos disponían de casi 4.000 jinetes más que sus oponentes, lo que supuso la irrupción de unos 2.000 de ellos por cada ala romana donde a su vez había unos 2.000 velites cubriendo la espalda a los jinetes (el resto de velites los suponemos apoyando a los jinetes). Atrapados entre las fuerzas de Aníbal, los romanos masacrados, perdiendo más de la mitad de sus fuerzas. Ante la pregunta de cuándo se produjo la llegada a Italia, Polibio da un importante indicio para estimarla al comentar que los cartagineses coronaron los Alpes cerca del final de las Pléyades (Historias, III, 54, 1). Los cartagineses habrían apresado junto al puente del Po a un grupo de 600 romanos que lo desmontaban (Livio, AUC, XXI, 47, 3). Entre esta fecha y la partida de Escipión a principio de septiembre trascurre algo más de un mes y medio, tiempo razonable para hacer el llamamiento y que se reúnan y reciban un adiestramiento mínimo los sustitutos de la legión y el alae que han marchado con el pretor Atilio. Entonces habría comenzado a recorrer la orilla con dirección noroeste durante un día, detectando al siguiente a los forrajeadores del ejército cartaginés, procediendo entonces a acampar. LXXX, 3. En el caso de los baleares además nunca son nombrados como hispanos, sino con el gentilicio de los habitantes de las islas. Por ello la hipótesis “D” se ve reforzada como lugar donde pudo tener lugar el encuentro. Había comenzado la segunda guerra púnica. Por la necesidad de moverse rápido, la cantidad de barcos necesarios para transportarlos en su totalidad y el importante porcentaje que suponen de su ejército consular (un 20% del total del mismo), no parece probable que llevase consigo mucho más de la mitad de ellos. Para dar respuesta a esta pregunta es necesario analizar una serie de hechos que nos cuentan los historiadores clásicos. Polibio reduce ese tiempo en llegar al Trebia desde el lugar de cruce del Po a dos días (Historias, III, 66, 10). La interpretación de ese “dar la vuelta” sería que al llegar a la desembocadura del Tesino y el Po en lugar de seguir hacia el Este, comenzó a ir al Oeste buscando pasar el segundo de los ríos. En dicha batalla de Cannas, la caballería númida se situó en el ala derecha opuesta a la totalidad de caballería itálica bajo mando del cónsul Varrón, cifrada en unos 4.200 jinetes. Para el ritmo de marcha de 20 km/día supuesto al ejército romano, Escipión estaría pasando cerca de dicha capital de los boyos en torno a final del 26 ó en la mañana del 27 de octubre. Una primera consideración ya comentada es saber si Polibio se refiere al río Tesino o al Po cuando comenta el sentido de marcha de ambos ejércitos junto al cauce de un río. A partir del inicio de la revuelta gala, conocemos que el pretor Vulso acudió con sus tropas en socorro de los colonos cercados en Mutina. De hecho, para la época de los hechos narrados sabemos que estaban en guerra con los taurinos, lo que apunta que debían ser fronterizos. Excluidos los recién incorporados, ¿estaban el resto de estos infantes ligeros incluidos dentro del total de 20.000 soldados de infantería hispana y africana que Polibio nos cuenta que pasaron los Alpes? Tras esto volvió a la costa, en lo que debió invertir los mismos tres días que a la ida, por lo que la llegada a sus naves debió ocurrir el día 6 de octubre, por lo que tras el embarque, se pudo poner en camino el 7 de octubre. Encuentro bélico acaecido el año 218 a.C., junto al río del mismo nombre, afluente del río italiano Po, entre las tropas cartaginesas, comandadas por su general Aníbal , y las romanas, al mando de Publio Cornelio Escipión . Este episodio narra su primer combate de cierta envergadura contra los romanos, ocurrido en las cercanías del río Tesino, que le opuso al ejército mandado por el cónsul Publio Cornelio Escipión. Él había notado, según Polibio: Aníbal, que mediante el uso de espías galos había encontrado un lugar adecuado para tender una emboscada, envió a 1000 jinetes de la caballería sagrada y a 1000 infantes bajo el mando de su hermano menor Magón Barca, para que se ocultaran durante la noche. La presencia de jinetes galos junto a los romanos y la cercanía del enfrentamiento al campamento púnico permite deducir que los romanos estaban perfectamente coordinados con los galos de la orilla oriental y ya habían organizado la misión de exploración antes de la salida de la partida númida, lo que hizo que el punto de encuentro de ambas fuese más cercano al campamento cartaginés. Esto es aproximadamente casi dos meses antes del retorno de Escipión. Los dos ejércitos estaban en movimiento cuando se detectaron mútuamente sus partidas de forrajeadores y decidieron acampar después de que el día anterior hubiesen marchado ambos junto al río (Polibio, Historias, III, 65, 1). La cercanía del lugar del combate a ambos campamentos (no más de 4 km de un punto intermedio a ellos) hace igualmente que la huida fuese extremadamente rápida incluso para los infantes ligeramente armados (no superior a 15 minutos). Antes de llegar a Mutina los romanos fueron emboscados por los boyos en dos encuentros consecutivos en los que perdieron 500 y 700 hombres respectivamente. Y dada la cercanía del territorio taurino a Placentia, lo más tarde que pudieron enterarse de la conquista por Aníbal de la capital de esta tribu gala sería un día después, luego la misma debió culminarse el 30 de octubre. Mutina, localizada al sureste de la anterior, resulta sitiada (Livio, AUC, XXI, 25, 8) y durante un parlamento con los boyos los embajadores romanos son apresados. Estos se encontraban en guerra con la tribu de los ínsubres (Polibio, Historias, III, 60, 8 y Livio, AUC, XXI, 39, 1), asentada principalmente en las llanuras al norte del Po y el este del río Tesino. Cambiar ), Estás comentando usando tu cuenta de Google. Es posible pues que un ejército boyo alistado y en espera de la orden se pusiese en marcha a primeras horas del día 26, justo antes de la llegada romana. No sería lógico que los romanos hubiesen dejado ese puente intacto. En dicha cordillera, este fenómeno ocurre el 7 de noviembre (Gaetano de Sanctis, Storia dei romani, Apéndice cap.VI, 3, p.79). El año siguiente 217 a. C. los nuevos cónsules elegidos fueron Servilio Gemino y Cayo Flaminio, el último de los cuales conduciría al ejército romano a la batalla del lago Trasimeno. Como cuando el cónsul romano llega a esta ciudad es avisado de dicho cruce de la cordillera que separa Hispania de la Galia por las huestes púnicas, lógicamente el margen de llegada de Escipión a esta colonia griega estaría entre el 11 y el 14 de septiembre, lo que a su vez deja la partida de Roma en el intervalo entre el 3 y el 6 de septiembre. Unido al día transcurrido junto a la capital de los taurinos una vez conquistada, su llegada a las inmediaciones del lugar de la batalla debió ser el 6 de noviembre, acampando junto a Victimulae (Livio, AUC, XXI, 45, 3). Ambas fuerzas habían llegado a cruzar sus caminos en el Ródano, pero como se situaban a una distancia considerable no llegaron nunca a medir las armas. Manchón Gómez, Raúl: La arenga de Aníbal en la batalla de Tesino (Liu. Si bien es cierto que este tipo de discursos son en su mayor parte licencias literarias de los autores. Adicionalmente no podemos olvidar que las tropas de Manlio se amotinaron en circunstancias desconocidas (Livio, AUC, XXII, 33, 7), lo cual pudo haber ocasionado la licencia o deserción de parte de sus hombres. Aníbal ordenó entonces a Maharbal que saliese en misión de saqueo con 500 jinetes númidas (Livio, AUC, XXI, 45, 2). Related new series. Esto significa que la partida desde la isla debió ser el 9 de noviembre. La disposición de fuerzas romanas incluía a los velites en vanguardia, junto a la caballería gala en el centro de la formación. Esto sitúa el cruce del río alrededor del 15 de junio. Por parte romana el cónsul Publio Escipión salió también con su caballería que incluía tanto la italoromana como la de los galos que por alianza o por obligación militaban en sus filas, así como con fuerzas de infantería ligera. Desde ese punto hasta Placentia aún quedarían por recorrer unos 24 km. Esta interpetración no es la que mejor case con el hecho de que arengase a sus tropas justo antes de cruzar el mismo río (Polibio, Historias, III, 64, 2-11). Si el río al que se refiere Polibio es el Tesino, ambas riberas del río miran a los Alpes en mayor o menor medida aunque parece más evidente la cercanía de la cordillera a la margen izquierda pues la margen derecha está más orientada hacia el río Po y los Apeninos, siendo más lateral la presencia de los Alpes. El crédito de Aníbal nada más cruzados los Alpes aún era escaso, como demuestra el hecho de que los propios galos que al parecer ya habían pactado con él, no se atrevieran a unirse a su ejército una vez se presentó en su territorio debido a la cercanía de las tropas romanas. Adicionalmente su lejanía al curso fluvial hace improbable que la batalla se conociese por dicho nombre. La lógica indicaría que si los romanos lograron destruir su puente sobre este río, los cartagineses tratasen de llegar a Placentia con un único cruce, no pasando primero el Tesino y luego el Po. En total unos 8.000 infantes y 4.000 jinetes galos se sumaron a las huestes púnicas entre esta batalla del Tesino y la siguiente de Trebia. Ese equilibrio en la lucha contra 4.200 jinetes enemigos permite intuir un número similar de jinetes númidas que podría rondar los 4.000 hombres. El enfrentamiento entre las caballerías pesadas es favorable a los romanos aunque se habla de abundantes pérdidas. La confirmación de la declaración de guerra debía darla la segunda embajada, pero el detonante de la decisión de partida de los cónsules parece derivarse de la llegada de noticias sobre el cruce del Ebro por parte del ejército de Aníbal (Polibio, Historias, III, 40, 2). A partir de esa detección cabe pensar que Aníbal puso a su ejército en marcha tratando de dar alcance a sus enemigos. No es descabellado pensar que pudieron sobrevivir la mayoría tal y como afirma Eutropio (Breviario de la historia de Roma, Libro III,8, 3). Tras el cruce del Ródano por parte púnica, se produjo el combate de caballería entre las partidas de exploración de los ejércitos romano y cartaginés que hemos datado el 29 de septiembre. Incluso a finales de la campaña de 216 a.C., ese ejército fue aniquilado no siendo posible reconstruirlo hasta la campaña de 214 a.C. En el transcurso de esos años Cartago llegó a mandar dos ejércitos más a la región en el año 207 a.C. y en el 205 a.C. Estas llegadas requirieron de la formación de ejércitos adicionales que sumar a los del pretor en la zona para poder enfrentar la amenaza. Los supervivientes de estas últimas habrían retornado tras la lucha al campamento principal. Desde el punto de cruce del Po supuesto en el párrafo anterior hasta una posición seis millas al oeste de la colonia romana hay alrededor de 60 km, lo que supone unos tres días de marcha a partir de haber cruzado el río. La opción A supone un paso de ambos ríos de manera consecutiva, lo que no encaja muy bien con el margen que da Polibio a las acciones del general púnico tras el cruce del Po.
2020 batalla de tesino